ProCredit logo header

Como grupo bancario comercial orientado al desarrollo, evaluamos continuamente la relevancia de nuestras acciones en lo que respecta a nuestro concepto del desarrollo, el cual va más allá de la noción tradicional de crecimiento económico. En su lugar, creemos que el desarrollo está relacionado con un sentido más amplio de la responsabilidad hacia los países en los que operamos. Como grupo ProCredit, sopesamos en todo momento nuestras acciones y decisiones, no solo desde el punto de vista de su rentabilidad y de las necesidades de nuestros clientes, sino también y, ante todo, teniendo en cuenta el impacto que puedan tener en la sociedad y en el medio que nos rodea.

Valores corporativos de ProCredit

Nuestros valores éticos y medioambientales están completamente integrados en nuestro modelo de negocio. Tratar tanto a nuestros compañeros y clientes, como a las sociedades y entornos en que trabajamos con respeto y una perspectiva a largo plazo es un elemento fundamental de nuestra filosofía y de nuestro éxito. Nuestros valores corporativos son la base sobre la que se fundamenta nuestra ética empresarial. Los siguientes principios guían todas las operaciones de las instituciones ProCredit:

Transparencia: Proporcionamos información transparente a nuestros clientes, al público en general y a nuestros empleados.

Por ejemplo, nuestro objetivo es que los clientes comprendan plenamente las condiciones de los contratos que firman con nosotros y organizamos actividades de educación financiera para sensibilizar al público sobre los peligros que comportan las ofertas financieras poco transparentes.

Cultura de comunicación abierta: Nos comunicamos entre nosotros de manera abierta, justa y constructiva. Abordamos los conflictos en el trabajo de manera profesional, colaborando para encontrar soluciones comunes.

Responsabilidad social y tolerancia: Brindamos a nuestros clientes asesoramiento exhaustivo y bien fundamentado. Antes de ofrecer préstamos a nuestros clientes, evaluamos su situación económica y financiera, su potencial de negocio y su capacidad de pago, a fin de prestarles los servicios financieros idóneos y evitar su sobreendeudamiento. Además, nos comprometemos a tratar a todos nuestros clientes y empleados con respeto e imparcialidad, independientemente de su raza, origen étnico, edad, discapacidad, orientación sexual, sexo, religión o creencias religiosas.

También nos aseguramos de que las solicitudes de préstamos se evalúen teniendo en cuenta el cumplimiento del solicitante con nuestras prácticas empresariales éticas. No se desembolsan préstamos a empresas o individuos si existe alguna razón para creer que utilizan formas de trabajo inseguras, perjudiciales para el medioambiente o moralmente inaceptables; en particular, si recurren al trabajo infantil.

Altos estándares profesionales: Nuestros empleados asumen personalmente la responsabilidad sobre la calidad de su trabajo y aspiran siempre a crecer como profesionales.

Integridad y compromiso personal: Es necesario que todos los empleados del grupo ProCredit muestren honestidad absoluta en todo momento. Todo incumplimiento de este principio se aborda rápida y rigurosamente.

Junto con nuestra misión, estos principios representan el núcleo de nuestra cultura corporativa, y se aplican activamente en nuestras operaciones diarias. Por ello, están reflejados en el Código de Conducta de ProCredit, que traduce los principios del grupo en directrices prácticas para todo el personal. Para asegurar que todos los empleados nuevos comprendan plenamente todos nuestros principios, nuestro programa de capacitación inicial incluye sesiones dedicadas especialmente al Código de Conducta. Gracias a las sesiones regulares de capacitación continua, los empleados reafirman su compromiso para con nuestros altos estándares éticos y se mantienen informados en todo momento de nuevos avances y problemas que puedan presentar cuestiones éticas para nuestra institución.